Las ollas y cacerolas de aluminio son otros de los utensilios favoritos de las amas de casa por su bajo precio y rapidez al calentarse (este metal es un excelente conductor del calor).

No obstante, existe la idea de que este material provoca la formación de piedritas en el riñón e incluso contribuye a la aparición de cáncer, por las sustancias que liberan las ollas al contacto con el fuego.

REALIDAD

Para tranquilidad de las y los cocineros, hasta ahora no existen datos que comprueben la toxicidad de este material

El aluminio, considerado el tercer elemento más importante porque representa el 8% de la corteza terrestre, es una sustancia abundante en la naturaleza.

Aunque nuestra dieta diaria contiene cantidades de 10 a 100 microgramos (0.000000001 kg) de este metal, no tiene ninguna función biológica en el organismo y la insolubilidad de sus sales hace difícil su absorción por el aparato digestivo.

De acuerdo con el doctor Lamadrid, los utensilios de cocina de aluminio no son, ni con mucho, la principal fuente de exposición vía oral al aluminio, hasta ahora ningún estudio ha comprobado que cocinar con utensilios hechos de aluminio represente un riesgo para la salud.

"Estamos cerca de este metal a través de productos tan cotidianos como las aspirinas, la pasta dental y los antiácidos"
Dr. Lamadrid
× ¿Cómo puedo ayudarte?