Cuidados de su Aluminio

  1. HIGIENE: Este artículo debe estar bien lavado con agua caliente y detergente antes de usarse.
  2. CURADO: Realice una pequeña pasta de jabón en polvo, jugo de dos limones y agua. Tome su utensilio y con una servilleta de papel con aceite de cocina  frote todo el interior del producto y déjelo reposar por 10 minutos. Con la pasta elaborada lave su utensilio con agua muy caliente y repita la operación. Con esto, estará curado su aluminio y listo para empezar a usarlo.
  3. CUIDADOS: No debe almacenar alimentos dentro de sus utensilios de aluminio. Procure no dejar alimentos que se consuman por el fuego, esto ocasiona daños en el aluminio.
  4. SIEMPRE LIMPIO: Lave sus utensilios de aluminio cada vez que los utilice, con agua y jabón y séquelos para que no se manchen.

CUIDADOS DEL ANTIADHERENTE

  • Antes de usar sus artículos de cocina Alpro® con Antiadherente sólo lave como agua y jabón líquido con esponja.
  • No use utensilios metálicos, solamente de nylon o de madera.
  • Expóngalo solamente a baja o media flama.
  • Evite los cambios bruscos de temperatura (deje enfriar y luego lave).
  • No usar fibras metálicas en el lavado, sólo esponjas suaves.
  • Lavar con jabón líquido.
  • Si se llevan a cabo los cuidados prolongará la vida de sus artículos de cocina ALPRO® con Antiadherente.

NO TE DEJES ENGAÑAR:

Las ollas y cacerolas de aluminio sin entre tantos, los favoritos de las personas que cocinan por su bajo precio y rapidez al calentarse (este metal es un excelente conductor de calor). No obstante existe la idea de que este material provoca la formación de cálculos renales, Alzheimer, e incluso contribuye a la aparición de cáncer por las sustancias que liberan las ollas contacto con el fuego. Para la tranquilidad de quienes los usan, hasta ahora no existen datos que comprueben la toxicidad de este material.

Aunque nuestra dieta diaria contiene cantidades de 10 a 100 microgramos (0.000000001 kg) de este metal, no tiene ninguna función biológica en el organismo y la insolubilidad de sus sales hace difícil su abosorción por el aparato digestivo.